Potosí

Potosí recibe este nombre porque si corres durante 1 minuto empiezas a potar (vomitar en jerga, para los que no controlan el español) debido a la altura. También es un lugar que se debe evitar si tienes burbujas de aire en el cráneo, como es mi caso. La única manera de sobrevivir a los 4.060 metros de altura en la que se encuentra es bebiendo mucho agua, andando lentamente y respirando lenta y profundamente, y preguntándote cada minuto porque estás allí. Todo es cansino y con tanto agua hay que ir al baño cada hora.

En la ciudad viven unas 200.000 personas y se encuentra en un cerro, llamado Cerro Rico. Es una especie de Carmelo lleno de cuestas, con casas bajas con arquitectura, de nuevo, colonial, y hasta una catedral de estilo gótico. Es patrimonio de la humanidad. Tiene una plaza principal, llamada Independencia, con monumento, parque, iglesia y arcos incluido, y una calle peatonal donde están las tiendas.

En las calles estrechas apenas hay aceras y hay un millón de micros, taxis y coches circulando que tienen la bonita costumbre de pitar en cada cruce, a cada persona que anda, a cada coche que se encuentran de frente y cada vez que les da un rayo de sol, así que acabas andando con miedo.

La ciudad es conocida por las minas de plata. En la época de las conquistas, siendo una colonia española, se extrajo tanta plata, dicen, como para hacer un puente de plata entre Bolivia y España. Y dicen también que se podría hacer el mismo puente con los huesos de los que murieron extrayendo el mineral.

Las minas es la atracción principal, aparte de la ciudad. Es una cooperativa, actualmente, y se tiene que visitar obligatoriamente con un tour de 4 horas. Así que yo he pasado y simplemente he ido en un micro al cerro donde está a verlas por fuera. Pasarme 4 horas dentro de una mina, a la que recomiendan no ir si se tiene claustofia y/o bronquitis, es algo que no me apetecía demasiado.

También hay unas aguas termales que se pueden visitar, están en varios lugares en las afueras perdidas en la montaña, a 10 o 25Km. Si llegas a ellas siempre hay alguien que te dice que tienes que pagar 5 bolivianos (0,50€) por haber llegado allí, te bañes o no, y que si quieres te dan factura.

El domingo no había nadie por la calle y todo estaba cerrado. Pero yendo hacia la estación de buses descuibrí que todo el mundo estaba allí. Había un mercado, puestos callejeros de venta de todo tipo de objetos de todo a 100 y de comida tipo pollo, hamburguesa, patatas fritas, etc. Había una feria con una noria, atascos de coches, humo de tubo de escape, polvo de las calles sin asfaltar, indigentes y locos al lado de matrimonios con niños con gomina comiendo algodón de azucar, y el carrusel deportivo boliviano en los radiocassetes. Gente subida a un puente mirando no sé a dónde y micros cargados saliendo a todas las direcciones. Es como si vas andando por las ramblas y la plaza Catalunya y no hay nadie, y de pronto llegas a Sans y todo el mundo está allí. Pensé que se escondían de los turistas, o que al ser unos metros mas abajo (50 metros), podían respirar mejor.

El lunes ya fue un día normal con todas las tiendas abiertas, los estudiantes uniformados y la gente andando a todas horas por las calles.

Fotos aquí.

2 Comentarios

·

Deja un mensaje

  1. Holas, te agradezco que hayas visitado mi ciudad. La plaza que muestras no se llama independencia,se llama 6 de agosto, y mas abajo en la prefectura se llama 10 de noviembre.
    Te invito a que visites mi blog, tengo muchas fotos de mi ciudad.

  2. Diego, muchas gracias por la corrección. He estado todo el día mareado y al mirar el mapa seguramente pensaba que estaba en un sitio diferente. Me gusta Potosí, pero a alguien que vive al lado del mar las alturas le afectan.

    Un abrazo.

    Alex

Deja un comentario