Puertas

En el 2002 un robot llamado Explorador de la Pirámide” se dispuso a atravesar la misteriosa puerta encontrada una semana anteror en la Pirámide de Keops, en Giza. Este robot había entrado por un agujero en la parte sur de la pirámide y había descubierto una puerta (sello) con dos cerraduras de bronce.

La expectación para ver que había detrás de la puerta era mundial y las televisiones emitían en directo las imágenes del robot. Al penetrar en ella, mediante un agujero de un centímetro, se halló otra puerta (sello) a 21 centímetros de la primera puerta.

Los científicos no se rindieron y se prepararon para ver que había detrás de esta segunda puerta, esta vez sin televisiones emitiendo en directo. Hicieron pasar al robot por un túnel de 60 metros después de entrar por un orificio en el norte de la pirámide. Y se encontraron una tercera puerta.

Los científicos aseguraban que la aparición de los sellos es una “prueba inequívoca de que los canales esconden un gran misterio” porque si no “los constructores de las pirámides no se habrían preocupado tanto de dificultar el acceso“.

Hawass, uno de los científicos responsables, afirmaba que los misteriosos conductos eran en realidad corredores-guía que conducían el alma del faraón Keops a su lugar entre los inmortales en la constelación de Orión. “Estamos casi seguros de que los sellos ocultan algo de auténtico valor. Una estatua, papiros o incluso una cámara que nos permita desentrañar los arcanos de la pirámide“, indicó el tipo.

En el año 2006 aún estaban peleándose 2 equipos, uno formado por las universidades de Manchester y Hong Kong, y otro por la universidad de Singapur para crear el robot que atravesara la tercera puerta. Pero nadie la ha atravesado aún.

En ocasiones dedicamos toda nuestra energía para abrir una puerta que libere nuestro pensamiento y nos quite la carga, aclararnos con las dudas que nos corroen, pero al hacerlo solo encontramos otra puerta. Y detrás de esa puerta otra puerta. Solo necesitamos tiempo para construir un nuevo robot que nos abra todas las puertas, aunque al final solo encontremos polvo y cenizas.

Deja un mensaje

Deja un comentario