Popayán

Popayán es una ciudad de color blanco situada al sur de Colombia, y es el primer lugar al que he parado en mi visita al país.

No la tenía en mi lista de lugares a visitar, pero es el lugar de paso para ir a San Agustín, que sí está en mi lista. Al llegar de madrugada ya intuí que la ciudad era bonita, pero al visitarla de día he descubierto que realmente lo es.

La ciudad se fundó en 1.537, por Sebastián de Belalcázar, que pasaba por allí un año más tarde de la invasión, cuando ya habían sometido a los indigenas, en su camino hacia El Dorado y dijo “doy por fundada esta ciudad. Y traerme a un par de nativos para pasarles mis microbios”

La ciudad es colonial, pero de otra manera, más del estilo casas blancas de cal con ventana, puertas marrones y techos de teja color oscuro. Por supuesto hay muchas iglesias y una plaza bastante grande. Además tiene un río que la atraviesa y un puente que lo cruza. Y lo mejor de todo es que no parece descubierta por los turistas y no he visto a ninguno, solo locales que me preguntan de dónde soy con curiosidad pero sin interés.

La ciudad ha sufrido terremotos, y al restaurar han descubierto murales que antes estaban pintados de blanco, así que se supone que con el tiempo se irá perdiendo el color blanco de las casas y se irán recuperando estos murales y los colores originales.

Y hay panaderías, con cruasanes de jamón y queso. Las echaba de menos. 

Fotos aquí.

Deja un mensaje

Deja un comentario