Pena

Sé que lo perdí hace mucho tiempo, sé que he sido un cobarde, sé que lo he guardado como un secreto como si fuera sucio o malo. Sé que no lo quise compartir con nadie. Sé que no lo hecho bien. Sé que lo perdí hace mucho tiempo. Lo sé todo, pero pensé que tendría otra oportunidad. Que era complicado, que yo lo hacía complicado, que es imposible aguantarme, que todo tiene un límite. Sé que no hay forma de explicarlo, que no puedo decir que no iba a pasar, que sabía que estaba pasando. Que nadie puede soportar lo que yo obligo a soportar, mis extraños discursos, mis excusas, mi indecisión. Que nadie puede aguantar tanto.

Lo sabía todo, pero vivo en mi mundo. Un mundo de fantasía donde las cosas son como yo quiero que sean, donde existen otras reglas que no tienen que nada que ver con las reglas del mundo exterior. Donde no existe ni el tiempo ni la distancia, donde yo soy de una manera diferente a lo que soy en realidad. Donde consigo curar mis heridas, donde me escondo para no enfrentarme a la tristeza que sin ningún motivo me invade de vez en cuando. Donde yo me veo sin los complejos en los que vivo constantemente. Donde no tengo la necesidad de ser el mejor, de superarme cada día. Donde no siento el fracaso que siento constantemente. Donde por fin vivo en calma conmigo mismo.

Es un mundo que atesoro escondido entre las cortinas. Como un ladrón. Que no comparto. No sé en que momento de mi infancia, ni porque motivo, tuve que crear ese espacio. No sé si fue porque todo me daba miedo, no sé si fue porque siempre fui una persona sin talento y del montón, no sé si porque en el fondo tuve una visión de que todo lo bueno me estaba vetado. No sé porqué, pero es. Y con el tiempo ha ido a peor. He levantado más muros de protección.

Había previsto varios sistemas de tirar adelante cuando me robaran. Había pensado la manera de no perder las fotos si perdía las cámaras. Había pensado meses atrás en todas los posibles problemas que podían pasar en el trabajo en mi ausencia. Había pensado un montón de rutas alternativas, para tener siempre una vía de escape. Creí haber pensado en todo, tenerlo todo solucionado antes de salir.

Estaba tan contento estos meses organizando. Me sentía tan, tan en paz conmigo mismo que no quise pensar en nada mas. Vivía de nuevo en mi propio mundo, pensando que todo iba a quedar como yo quería que quedase.

Hoy, sin embargo, la realidad me ha golpeado como un puño. No había querido reconocer que Matilde había acabado conmigo. Ella me ha estado dejando desde el primer momento que me conoció, y yo nunca supe cambiarlo. Pero en este mundo mío lo tenía todo bajo control.

Hace unos días una niebla como la que rodea a Valparaíso se coló en mi habitación y empecé a sentir mucho frío. Me desperté de noche, con un mal presentimiento. Hoy lo he confirmado, y de pronto al saber que se ha terminado, me he sentido muy muy triste. Aunque lo sabía desde hace meses, me negué a aceptarlo. No podía ser.

¿Y ahora qué? No contaba con esta tristeza y este dolor en este viaje. Es algo que había soñado hacer, y que pensé que ahora era un momento perfecto, de calma. No llevaba nada que no pudiera perder, y que no fuera reemplazable, pero no conté con un ladrón que se llevara lo que no puedo reemplazar. Nunca he sabido jugar a este juego, nunca he sabido entender que no tengo el control, que no puedo controlarlo. Que es cosas de 2. Demasiada individualidad, demasiado egoísmo, demasiado querer solo depender de mi mismo y de nadie mas.

Ahora estando tan triste no sé como voy a hacer para continuar. En Valparaíso dejo mis últimos amigos en el continente. A partir de aquí me quedan 2 meses y medio de soledad, de caras desconocidas. De mi mismo contra, otra vez, la derrota de no haber sabido hacerlo de otra manera.

Yo solo quería ser feliz, sacar fotos, escribir un blog divertido, conocer los lugares que posiblemente nunca más vuelva a visitar. Pero ahora siento que todo esto ya no tiene sentido.

Dije “si me agobio, me vuelvo“. ¿Es esto un agobio suficiente?. No lo sé.

7 Comentarios

·

Deja un mensaje

  1. Un día de bajón lo tiene cualquiera. Piensa que por muy complicado que sean tus historias, si se han acabado, pues nada que hacer, y si no se han acabado, tampoco se habrán acabado dentro de dos semanas. Las personas no toman decisiones por un día o dos. Aguanta un poco y si te agobias, aquí sigue todo exactamente igual que estaba. Al menos por parte de los colegas. Desde aquí, lo que se se siente, aparte de añoranza de un protocol, es envidia (no se si es sana, o si te cogería y te mataría). Así que aprovecha lo que tienes, y disfrutalo, estoy seguro de que sabrás hacerlo.

  2. Mira, honestamente, creo que es justamente lo que necesitabas. Si realmente quieres superar una cosa, ya sabes, tienes que afrontarla. En Barcelona, se me antoja difícil que puedas hacerlo. El trabajo, los colegas, todas esas cosas que llegas hacer y que yo nunca he entendido de donde coño sacabas el tiempo para hacerlas, tienen, por cojones, que ponértelo difícil. Quiero decir, tu tiempo para neuras es escaso, en cualquier caso muy inferior al tiempo del que ahora dispones. Lo dicho, en mi opinión es un buen momento para afrontar todas esas mierdas que tienes guardadas. Y si realmente te agobias, te vuelves. SYRS.

  3. Quizá con la manera de escribir las cosas no he explicado algo importante. Hasta ayer estaba convencido que a mi vuelta a Barcelona en agosto Matilde y yo ibamos a vernos e intentar resolver lo nuestro. Pero ayer pude por fin hablar con ella y supe que hay otra persona y que ella ha terminado conmigo. Esa es la historia. Que yo iba por un lado ajeno a la realidad.

  4. Bueno creo que es la reacción tipica que se tiene cuando te das cuenta que has perdido algo y que ya no tienes el poder de tenerla, eso es universal y nos pasa a todos, pero con la distancia se magnifica todo, yo sinceramente creo que si no has querido estar con ella antes por los motivos que sean es pq no quieres estar con ella, nada es tan complicado, asi que sigue tu viaje y alegrate por ella si ha conocido a alguien. Continua con tus planes, y quedate unos dias mas en valparaiso con amigos hasta que se te pase un poco el bajon!

  5. ¿Cómo? ¿!¿Pero tú estabas con Matilde?!? y yo creyendo todo este tiempo que eras un solterón afligido…
    Fuera coñas… pasa el mal trago, píllate una buena cogorza, cuéntale tus penas a alguna chilena comprensiva y ya veras como tu viaje vuelve a tomar sentido inmediatamente.
    Amunt, amunt i fora!!!!

  6. … y entonces Ben se da vuelta, lo mira a Locke y le dice: “John, cuando aprenderás a que yo SIEMPRE tengo un plan…”
    Sé que suena raro, pero este “spoiler” de lost, del último capítulo, me hizo acordar a vos.
    No te imagino triste, y menos sin respuestas. Estoy seguro que ya tenés un plan. Un abrazo.

  7. Al, me dejas de piedra con todo esto que acabar de publicar en tu blog… no entiendo nada… de verdad…
    Lo único que sé es que este viaje es tu ilusión, algo que te ha costado mucho y para lo que has tenido que sacrificar cosas, tontas y no tan tontas, como para que ahora no lo disfrutes al máximo y lo eches todo a perder… lo hecho, hecho está Al y ahora no vale pensar en lo que se podría haber hecho… VIVE EL PRESENTE y no pienses ni en el pasado ni en el futuro, que más da!!! Tienes la oportunidad de ver lugares y gentes que quizás nosotros no podramos ver nunca y tienes la oportunidad de que nosotros lo veamos a través de tus ojos, así que arriba ese animo y A FLIPAR!!!!
    TKM
    Besitititos..
    man

Deja un comentario