París, y los momentos

dsc01176.jpgHe pasado un par de días en París. Tenía que ir a la feria del libro el lunes, así que aproveché y me fui el sábado al mediodía. Ha sido un buen entrenamiento para acordarme de como soy y como me siento estando solo.

He caminado por horas, sin prisas y sin metas. Es una ciudad que ya he visitado en un par de ocasiones y de las 2 veces tengo recuerdos sentimentales. Recuerdos que me entristecen aunque fueran buenos momentos, alegres. No lo puedo evitar todos los recuerdos propios me producen melancolía y pena. Prefiero recordar las historias de otros, y hacerlas mías, porque recordarlas no me entristece.

Llovía, y era de noche. Quizá la selección musical no fue la correcta -no olvidar llevar SOLAMENTE música alegre en el MP3-. Anduve por el Sena, apenas había nadie. Algún deportista que corría sus kilómetros diarios sin importarle la lluvia.

Llegué a la Torre Eiffel y sentí la primera tristeza. Tengo dos recuerdos de ella: la primera vez que la vi con Lorena y cuando llegué hasta el palacio Chaillot en bicicleta con los chicos y sacamos una foto con ella al fondo. Los dos son recuerdos especiales, de los que atesoro, pero el estar allí de nuevo y sin ellos me dio mucha pena.

Cuando tomo fotos no solo pretendo captar la imagen que hay delante del objetivo. Siempre he querido tener un hilo del que tirar para sacar los recuerdos de aquel momento. Delante está la parada de la estación, el cubo de la basura, el cartel que me llamó la atención, pero detrás estaba yo, mirando, y a mi lado mis amigos, y los sentimientos temor, alegría, angustia, pasión- que me acompañaban en el momento de captar la foto.

Al encontrarme de nuevo frente a los mismos lugares pero solo, la imagen es una tumba, cenizas de un tiempo que ya fue, y que ya no volverá.

Y ese sentimiento es el que me lleva hasta la pena.

Sé que voy a estar muchos días solo. Tengo la esperanza que estoy en paz conmigo, y que son lugares nuevos que se han de convertir en nuevos hilos de los que alguna vez tiraré. Pero no quiero sentirme triste.

2 Comentarios

·

Deja un mensaje

  1. París es mi ciudad real… La favorita, donde me siento tan yo que parezco otra. Siempre he sido feliz en París… Y he llorado mucho en París, de tristeza! Pero hasta esos son recuerdos felices… Amo París. Siempre. Me callo, prometido, me cuesta la vida callarme… Shhhhhh

Deja un comentario