Noche #9

Pasa a recogerme el padre de Chelo. Es la noche de despedida, porque mañana me voy a Chile.

Me lleva a casa donde está la madre y la hermana Ana con Juanqui. Para cenar hay empanadas al horno y bocadillas de miga (pan de molde sin borde) de queso y palmitos (piña) y jamón cocido y queso. Bebemos cerveza y como sorpresa final nos tomamos un par de copas de Fermot (creo que se escribe así) fernet con cola, un licor oscuro y amargo de 45º que entra sin darte cuenta pero que pega un buen pelotazo. Es lo que bebe ahora la gente joven.

Hablamos, hablamos y hablamos, perdón, corrijo, hablo, hablo y hablo. Me llaman Valeria y Pablo por teléfono para despedirse. Valeria está en estado de 15 semanas y tiene que cuidarse.

Me despido con esa tristeza que me entra cuando me tratan tan bien y me tengo que marchar. Me dejan en la misma puerta del hostal. Nunca he sabido como comportarme cuando me tratan como a un familiar, soy pésimo para este tipo de cosas y nunca sé como dar las gracias

En la habitación están los 2 californianos y 3 peggis nuevas. Son mas de las 12. A una de las peggis le ha dado por leer una revista y tiene la luz encendida hasta pasada la 1 y media. No entiendo como sus amigas o los californianos no le han dicho que apagara la luz de una puta vez. Yo tampoco digo nada. Me espera una noche corta e incómoda. Intuyo.

1 Comentario

·

Deja un mensaje

  1. Fernet, y en lo posible que sea marca: Branca, que también se consigue en Barcelona, en el mercadona por ejemplo. Ves, ya tenés una buena razón para volver ^^

Deja un comentario