Noche #15

Noche del domingo.

El domingo es domingo en todas las partes del mundo (salvo en Israel, que es el sábado creo, ¿se llamará sabadeños a los que no saben conducir, como nosotros que les llamamos domingueros? No se lo pregunté a las israelís el otro día porque no supe traducir la cuestión al inglés), así que el día de hoy ha sido un domingo cualquiera, con los chicos de resaca, y la tarde de espera, haciendo cualquier cosa.

Me he dedicado a mirar que va a ser lo siguiente. Descarto el sur chileno, se acerca un temporal. Descarto el camino hasta Bariloche por las cenizas del volcán. Descarto la Patagonia porque no es un lugar al que ahora mismo me apetezca ir, demasiado frío y aburrido. Tengo que volver a Argentina, en otro viaje, así que lo dejo para una segunda parte. Ni Perito Moreno, ni las Torres de Paine, ni Urshuaia. No más al sur del sur que conozco. Me quedo con las ganas de saber si el cielo es de otro color tan abajo. Descarto Iguazú. La idea de avión hasta el pueblo, bus turístico hasta las cataratas, sigan por favor el camino marcado, aquí echen la foto, regresen por el camino marcado, por favor, niño, dejar de tocar los cojones, bus turístico de vuelta al pueblo, avión de regreso al punto de partida, no me resulta atractiva sino voy con un amigo por lo menos al que estar calentando la cabeza con “esto es una mierda” desde que se decide comprar los billetes, dejando bien claro que yo opino que va a ser una mierda, hasta que se ha vuelto, y varios días, o incluso meses después, recordando que yo había dicho antes de ir que iba a ser una mierda. Necesito un amigo como excusa.

Me voy para el norte. Seguiré la ruta CórdobaSan Pedro de Atacama pasando por Tucumán y Salta. Ahí habrá mejor tiempo y tengo ganas de volver a la ruta, moverme sin parar.

Había pensado estar 2 días en Valparaíso y voy a estar una semana, así que mejor voy tirando que igual en los 3 meses no llego ni a Perú.

Todo el mundo se va a dormir y yo también.

1 Comentario

·

Deja un mensaje

  1. Alex culiao:

    En estos d{ias llenos de dicha en esta viñamarina ciudad, porteña también como valparaíso, en sus d{ias llorones como un sauce, y otros sonrrientes como un payaso, como un perro huacho (mapuche) este tour en su trayecto de hguella viajera, se le solicita, se le ruega, y se le aconseja, se deje de weviar tanto y se vaya la la chucha. Pero se trata de una chucha hermosa, pélvica y radiante, una chucha que le sonrria verticalmente, que lo deje enterito piola, enterito chileno, que le deje una huella profunda en vuestra humilde alma de iluso quijote, y de esa forma, tal vez, pueda encontrar esa luz radiante, ese tesoro lleno de dicha, que sin saberlo buscas. Entonces, Alex culiao, déjese de wevadas y vayase a la chucha…
    attentamente,

    Andrés
    un amigo en el camino

Deja un comentario