Nada

Eso es lo que ha pasado hoy: NADA.

Despedidas por la mañana temprano, incluido un beso del fantástico, “Good Luck” e intercambios de email de esos que ya pones en la hoja de “Tirar cuando llegues a casa“, que no tiras ahora por si acaso te va a hacer falta estos días.

Mi plan hoy era llegar a Montevideo, que son 3 horas y media de barco, saliendo a las 15:30, y antes de salir visitar Puerto Madero de día, que lo he visto solo de noche.

He llegado a las 12, en taxi, como un señor, las instalaciones del puerto muy nuevas, con controles como si fuera un aeropuerto, compro el billete y pregunto “¿Dónde están los lockers?” “No hay” “¿Y hay algún sitio donde pueda dejar el equipaje?” “No hay“.

Así que me he sentado en un banco, y he esperado un par de horas, luego el control de pasaportes, sello de salida de Argentina, sello de entrada a Uruguay, otra hora esperando, subir al barco de esos rápidos y sin nada que ver, sentado en una silla 3 horas y media, sin MP3 que no tiene batería, y llegada a Montevideo ya de noche.

A eso de las 7 y algo estaba buscando el albergue por calles oscuras y que huelen a tubo de escape.

De momento la ciudad no tiene NADA, como el día de hoy. La gente del albergue dice que se quedan aquí, jugando al ping-pong y viendo la tele porque fuera no hay NADA.

Yo lo que he visto es mucha gente tomando mate, andando de vuelta a casa, esperando en el bus, vigilando en la garita, con su termo y su taza con ese palito de metal del que se absorbe. Y eso es todo lo que les he visto.

Diremos que el día de hoy ha sido un día de transición, como tantos que me esperan.

Antes de terminar, una foto de los coleguitas de anoche:

Los coleguitas de Buenos Aires

3 Comentarios

·

Deja un mensaje

  1. Hola cariño… acabo de incorporarme a tu apasionante recorrido…y bien poquito has estado en argentiiiina…con lo que a mi me gusta.No importa ,seguir tus pasos se va a convertir en un vicio de bajo coste…ya sabes de mis pasiones vuayeristas son ilimitadas. Un beso, un abrazo, un achuchon… y gracias por hacernos partícipes de este vuelo imaginario que es estar a tu lado…. SMUACKK

  2. Yo nunca he dicho que sean gordas, he dicho pelotonas, que es un conjunto de características que Javi te puede explicar. Eran graciosas.

    Tengo que volver a Argentina, Olalla, es que Montevideo está al lado de Buenos Aires. El sábado regreso.

Deja un comentario