Mendoza y Charly

Charly García se tiró a una pileta desde un noveno piso

Voló veinte metros y cayó sobre el agua. Estaba en un hotel de Mendoza. Cuando regresó a Buenos Aires, el acoso periodístico lo ofuscó y comenzó a tirar objetos por la ventana de su departamento de Barrio Norte


INFORME: AGENCIA MENDOZA.
Cuánto tiene la pileta?, gritó Charly García al joven bañero desde la terraza del hotel Aconcagua.Tres metros de hondo…, contestó Lucas Rodríguez, siete pisos más abajo. Y García se tiró sin escuchar el final de la frase del bañero: …pero recién la están llenando.Charly se despidó ayer de su tumultuosa visita por Mendoza con un clavado de 20 metros desde el noveno piso del hotel hasta el segundo, donde está la pileta.Eran las 12.30 cuando subió a la terraza. Con una malla roja, descalzo, la cara pintada con manchas blancas y rojas y cargando dos muñecos -una repisa para CD con una cabeza de gato siamés y un inflable del gato Silvestre-, amenazó con saltar. Pero antes probó con los muñecos. El gato de madera golpeó el costado de la piscina y se desnucó. El inflable de Silvestre, sin embargo, cayó en el medio de la pileta.No te tirés, gritó el bañero al músico. Lucas Rodríguez (19) contó que cayó de espalda casi sentado, y subió a la superficie como si nada hubiese pasado.Me gusta tirarme, comentó García a los periodistas. Definió su salto como clavadismo al mejor estilo Acapulco y reconoció: Un poquito de miedo me dio. Horas antes había paseado por las calles de la ciudad de Mendoza. Entró a una casa de fotografía y en un negocio compró discos compactos. De muy buen ánimo, accedió a fotografiarse con la gente.El día anterior había sido acusado por la supuesta agresión a una mujer. Fue detenido por la Policía y llevado a declarar a los tribunales provinciales. El juez Gonzalo Guiñazú le imputó los delitos de abuso deshonesto y lesiones leves, y después le otorgó la excarcelación bajo fianza.El revuelo que armó su temeraria zambullida -de indudable peligrosidad-, transmitida por TV una y otra vez en las primeras horas de la tarde, hizo que muchos periodistas se congregasen en el Aeroparque a la espera de su llegada, a eso de las 18. Allí García se negó a hacer declaraciones y subió a un taxi, que fue nuevamente rodeado por las cámaras.Al llegar a su departamento de Palermo lo esperaban más cámaras. Un periodista de Azul TV lo interceptó y García le dio un puñetazo. Después entró al edificio y comenzó a arrojar cosas por su balcón: una maceta y una mesita ratona cayeron sobre un árbol y, al rebotar y volver a caer, produjeron raspones en una cronista de Crónica TV. Entonces intervino la Policía, que constató que en el departamento de García todo estaba en orden y dejó una guardia en la puerta de calle, para evitar aglomeraciones. Al cierre de esta edición, no había denuncias en contra del célebre músico.

http://www.clarin.com/diario/2000/03/04/e-06601d.htm

3 Comentarios

·

Deja un mensaje

  1. Al: me alegro de que estés bien!!!
    Por aqui, tranquilo. De momento nos hemos ocupado de la reserva en Girona. He hecho de protocolo y lo tengo todo pillado.
    Se te echa de menos!!!
    un besete
    man

Deja un comentario