Mendoza

Tonada de otoño

No es lo mismo el otoño en Mendoza,
hay que andar con el alma hecha un niño.
Comprenderle el adiós a las hojas
y acostarse en su sueño amarillo.

Tiene el canto que baja la acequia
una historia de duendes de agua.
Personajes que un día salieron
a poblarnos la piel de tonadas.

La brisa traviesa
se ha puesto a juntar
suspiros de nubes
cansadas de andar.
Esta lluvia que empieza en mis ojos
no es más que un antojo de la soledad.

Es posible encontrar cada nombre
en la voz que murmuran los cerros.
El paisaje reclama por fuera
nuestro tibio paisaje de adentro.

Ser la tarde que vuelve en gorriones
a morirse de abrazo en el nido
y tener un amigo al costado
para hacer un silencio de amigos.

La tarde nos dice
al llevarse al sol
que siempre al recuerdo
lo inicia un adiós.
Para quien lo ha vivido en Mendoza
otoño son cosas que inventó el amor.

Pues eso, que es otoño en Mendoza. Y como toda la familia de Chelo en algún momento de ayer mencionaron la canción he tenido que incluirla en el blog.

La ciudad es cuadriculada, como una libreta de cuadros del colegio, pero sin anillas. A ambos lados de la cada calle hay una hilera de árboles, que ahora están amarillos y echan sus hojas. Entre el asfalto y la acera hay una acequia para regar los árboles, y donde seguramente se meara a altas horas de la noche volviendo de fiesta.

Mendoza está en una zona árida, y todo lo que ha hay ha sido hecho por el hombre. En la tierra seca han plantado todos los árboles, no ha nacido ni uno solo. Para que no se mueran han tenido que hacer esa red de acequias para que el agua de las nieves de los andes, detenida por los múltiples diques que rodean la ciudad, que además sirven para aguantar las inundaciones. El cesped de los parques, las flores e incluso el lago del parque San Martin. Todo.

En el centro de la ciudad está la Plaza de la Independencia, que ocupa cuatro cuadritos de la libreta, y en por cada vértice, a unos cuantos cuadritos más, hay una plaza de un solo cuadrito de tamaño, que se llaman Plaza España, Italia, Chile y San Martín. Existe también un centro de la ciudad, con una calle comercial y peatonal.

En las afueras de la ciudad, además de los diques, están los viñedos que producen el 70% del vino de la zona. Marloc es la denominación de origen controlada de argentina, pero tienen otras variedades.

Aquí las fotos.

Deja un mensaje

Deja un comentario