La miradita

Me levanto, noto el escozor, se me han pegado los párpados, voy al baño y en el espejo la respuesta: tengo los ojos aún peor.

Un chico colombiano que había visto por la noche, que es naturista, me dice que eso es “La Miradita“, una enfermedad muy contagiosa. Me dice que no toque nada si antes no me he lavado las manos y que me lave los ojos con manzanilla. Y que use Terracita o algo así.

Luego otro chico que no había visto antes, sentado en una mesa que es doctor, me mira, y me dice que es Conjuntuvitis, y que sí, es contagioso.

Miro en internet:

¿Qué es la conjuntivitis?
La conjuntivitis es una inflamación de la conjuntiva, que es la parte blanca que vemos del ojo.

¿Cuál son las causas más frecuentes de la conjuntivitis?
Las causas más frecuentes son las infecciones víricas o bacterianas de la conjuntiva. Otra causa muy frecuente es la enfermedad alérgica. También puede ser debida a irritación de la conjuntiva por humo, cremas, etc.

¿Cuáles son los hallazgos más frecuentes de la conjuntivitis?
El hallazgo más frecuente es el enrojecimiento de la conjuntiva, especialmente en los bordes de los ojos. Se acompaña de un aumento de la secreción (el niño se levanta con el ojo pegado). A veces, puede producir molestias en el ojo pero en general, muy leves. Es muy frecuente que además de la conjuntivitis, el niño presente síntomas catarrales como tos y rinorrea (“mocos”).

La conjuntivitis provocada por infecciones, virus y bacterias, es más frecuente en los meses de invierno.

En la conjuntivitis alérgica el síntoma más llamativo es el picor de ojos. La conjuntiva se encuentra enrojecida e hinchada y a veces se aprecian a siempre vista bolsas llenas de líquido). La conjuntivitis alérgica es más frecuente en niños mayores, con antecedentes de otras enfermedades alérgicas como el asma, y aparecen sobre todo en primavera y otoño.”

Clavao a lo que me pasa.

Salgo a la calle a desayunar y la gente me mira raro. Me compro unas gafas de sol, las mas baratas. Hago mis últimas compras, la postal de Bob & Paul (una hora para encontrar donde comprar los sellos) y regreso al hostal.

El colombiado me ha comprado manzanilla y me prepara un te para que me limpie los ojos. También tiene una miel especial de unas abejas pequeñas que dice que me irá muy bien si me la pongo en el ojo. Hago todo lo que me dice: la miel en los ojos, un rato aguantando, y el lavado con el te de manzanilla.

Me despido de la gente con un saludo lejano, sin tocar a nadie y me voy al aeropuerto.

Facturo la mochila, chequeo de pasaporte en emigración, primer control para entrar a la zona de embarque, gasto el dinero que me queda en las tiendas, segundo control policial y me vacían la bolsa de mano completa y me chequean todo, encuentro mas dinero y quiero volver a las tiendas, y se ve que es un poco raro para el poli, pero me deja ir. Al volver de gastar todo, finalmente, me empieza a hacer preguntas extrañas: “Eres argentino, ¿no?”, con mi pasaporte español en su mano. “¿Cuanto tiempo has estado en Colombia?”, “2 semanas”, “¿Tienes familia colombiana?”, “No”, “¿Entonces qué has hecho en colombia?”, “Visitarlo”, “¿Y no tienes familia en Colombia?”, “No”, “¿Y entonces que has visto?”, “Pues varias ciudades: Cali, San Agustín, Cartagena…”, “¿Y qué hacías en Colombia?”, “VIAJAR”, “Ah, pasear”, “¿Y a que te dedicas?”, “Soy librero”, “¿Qué?”, “Librero”, y entonces la pregunta clave: “¿Y qué te pasa en los ojos?”, “No lo sé, conjuntivitis, creo”, “¿Has ido al médico?”, “No, estoy en el aeropuerto, volviendo a mi casa”, “¿Te importa si te hago un chequeo”, “Haz lo que tengas que hacer, pero voy a perder el vuelo”.

Al cuartelito.

El tipo rellena un formulario, me obliga a firmarlo y a poner mi huella dactilar y una tiparraca me tiene que sacar una radiografía mientras me pregunta si llevo dinero encima. “¿De moneda colombiana?”, pregunto porque no entiendo que cojones le importa a la tiparraca que me tiene que sacar una radiografía si llevo o no dinero encima. “pesos, euros, dolares, pesetas, lo que sea”, “ya no hay pesetas”, le digo, me están tocando los cojones con las putas sospechas. “llevo 100€”, le digo, “mucho dinero, eh” gilipollas, pienso, eso es una mierda de dinero.

Me sacan la radiográfía, y no hay nada. “Ya puedes irte”, y me sonríe, “Sabes lo que más me jode de esta historia, le digo, qué encima que tengo este problema en los ojos voy a tener que soportar que me metan en un cuarto de sospechosos en Bogotá, en Madrid y en Barcelona”, “Pero estás tranquilo, ¿no?”, “¿No has visto que no llevo nada?, pues claro que estoy tranquilo”, y el poli me dice, “Corre que pierdes el avión”.

Cola para entrar a la sala de espera. Otro control con detectores. Subir al avión. Otro control con cacheo. Llegada a Madrid, otro control con detectores-pero no me llevan al cuartelito.

Llegada a Barcelona, otro control con dectectores y control de pasaportes. Cojo la bolsa y al salir la guardia civil para a un par de yupis que llevan esas maletas con ruedas que tanto me gustan. A mi me ignoran.

Ya he llegado a casa.

5 Comentarios

·

Deja un mensaje

  1. pero que mala cuea amigo!!! pero mira como te quedaste jajajaja perdon que me ria pero es atrozzz, tu regreso fue fatal… viste que deberias haberte venido a chile??? me alegro de que ya estes en casa … no muy sano pero a salvo…
    un gran abrazo

  2. My Goodness – scary eye-disease you caught – hope everything is ok now? Nina and I are now back in Denmark after having travelled through Guatemala, Belize and the Quintana Roo part of Mexico – very nice.

    Hope everything is well with you!

    Best, Jakob

    PS – I’ll make sure to email you that photo from Alausí – I’m just in the process of organizing all the photos from the trip.

  3. Lo primero que tienes que hacer es que no toque nada con las manos y que nadie le toque los ojos. Es un virus que se pasa por contacto. Tiene que dormir sola, usar sus toallas. Luego tienes que comprar en una farmacia una cosa que se llama Colirio. Son unas gotas. Se han de usar cada 8 horas. Cada vez que se toque los ojos, que se lave las manos.

    Yo me hice manzanilla en cantidad y la metí en una botella. Cada 8 horas primero me lavaba los ojos con esta manzanilla, los secaba, y luego me ponía las gotas. Después me lavaba las manos y me secaba con la toalla que solo yo usaba. En 3 o 4 días se le tiene que pasar.

    Una vez que se le haya pasado tenéis que lavar la ropa de la cama y las toallas, para que no se quede el virus. Sobretodo que no se rasque, aunque le pique.

    Yo estuve 6 días sin acercarme a nadie, por si acaso, hasta que se me fue el picor.

    Espero que te ayude.

Deja un comentario