Cruzando los Andes, otra vez

Salta se encuentra a unos 1.600 m de altitud. Para llegar al desierto de Atacama se tiene que volver a cruzar los Andes.

Otra vez el terreno está pelado, y no hay vías del tren que me hagan imaginar otros tiempos. Pasamos por varios salares, vemos burros y llamas, y algún que otro pueblo polvoriento que solo sirven para que pasen la noche o coman algo los camioneros. Todas las caras de la gente son oscuras por el sol y arrugadas. Cactus a los bordes de la carretera.

Llegamos al paso de Jama, frontera Argentina, que está a 4.200 m de altura. Me duele la cabeza. Tenemos que estar un rato allí para el control de pasaportes. 2 horas más tarde llegamos a la frontera chilena, en San Pedro, donde de nuevo comprueban los pasaportes y nos hacen abrir las mochilas. Me sigue doliendo la cabeza.

Nos subimos al bus y a las 5 minutos nos paramos: “San Pedro de Atacama“, dice el chofer. Está a 2.400 m de altitud y no se me pasa el dolor de cabeza.

Deja un mensaje

Deja un comentario