Autoretratos

Ese que sale en las fotos no soy yo. Será que siempre que me miro al espejo me estoy viendo al revés de lo que soy, y cuando me veo al derecho no me reconozco. Pero ese de las fotos no soy yo.

En el colegio de pequeños deberían grabarnos en video, hablando y durante horas ponernos en la televisión para que nos reconozcamos. Porque esa voz que escucho no es la mía. Y esos movimientos que hago tampoco son los míos. Yo no ando de esa manera.

Al igual que necesitamos un espejo para acabar por conocer todas las partes de nuestro cuerpo, seas macho o hembra, necesitamos conocer nuestro aspecto en las fotos, nuestro movimiento en los vídeos y nuestra voz en los cassettes. Porque yo ya sé que canto mal, pero no tan mal. Es imposible.

En este viaje he desarrollado un método para hacerme fotos y que me reconozca en ellas. Utilizo espejos. Me miro en el espejo y pongo una posición en la que veo como creo ser. Luego cojo la cámara y miro a la pantalla a través del espejo. Así sé que lo que se va a ver es lo que soy.

Es un paso adelante, pero no el definitivo. Aún no he conseguido que en los autoretratos de LAS COSAS Y YO me parezca ni un poco a lo que soy.

Tendré que llevar un espejo conmigo, el mismo que utilicé un día para acabar de conocer los rincones más oscuros de mi cuerpo. O acaptar que ando de esta manera, mi voz suena así y mi cara al derecho es distinta a como la veo en los espejos.

Deja un mensaje

Deja un comentario